Por que comprar piezas para tu coche en un desguace online

Estamos plenamente convencidos de que has ido a dar a uno de los sitios mejor documentados con todo lo que tiene que ver con las piezas de desguace. Y es que, basta con echar un poco la vista atrás, para darse cuenta de que no hace mucho tiempo muchas personas, todas aquellas por supuesto usuarios de coche, moto e incluso de camión, pensaban que los desguaces no eran un lugar apropiado para los vehículos. Sin embargo, a día de hoy esta percepción ha cambiado mucho. Es más, si en ti no ha cambiado, a continuación vamos a ver algunos puntos que pueden resultar claves.

 

En primer lugar, tenemos que hablar de la diferencia de precios que hay entre un desguace normal y un desguace online. Tienes que ser muy consciente de que un desguace físico, es decir, un desguace tradicional, tiene que mantener una serie de infraestructuras y al mismo tiempo una serie de empleados. Sin embargo, un desguace online únicamente tiene que mantener su página web y un servicio de alojamiento. Esto no hace otra cosa que darle la oportunidad de ofrecer unos precios mucho más competitivos. Además, como no tiene que hacer acopio de stock, puede incluso hacer pedidos bajo la demanda del usuario.

 

Y es precisamente esta falta de necesidad de stock, lo que hace que un desguace online pueda competir con los más grandes del sector. Y es que no solamente va a tener un catálogo propio sino que al mismo tiempo puede tener todas y cada una de las referencias que tengan otras superficies de repuestos. En el caso de que reciba un pedido de una pieza que no tienen estos, únicamente que tendrá que tramitar el pedido y en cuestión de días su cliente tendrá el repuesto en la puerta de su casa. De esta manera se pueden abarcar muchas más marcas de coches y también muchos más modelos.

 

Sin embargo, si hay un dato, si hay un detalle que realmente marca la diferencia, no es otra cosa que el de los canales de comunicación disponibles con el usuario. Con esto a lo que estamos haciendo referencia es a los canales más típicos como pueda ser un correo electrónico o un teléfono móvil, así como otros más novedosos como una sala de chat interactiva o un teléfono de WhatsApp. De esta manera, el cliente, o el potencial cliente, puede ver resueltas todas y cada una de sus dudas en cuestión de segundos por las personas responsables de ese desguace con todo lo que ello implica desde el punto de vista de la confianza.